Mirandés.

Dije en la introducción a este blog (desactualizado) que los hombres no sólo saben de fútbol. Esa sentencia lleva consigo la afirmación de que, claro está, también sabemos de fútbol. Hoy lo pongo en liza. Miranda. Ebro. Anduva. Fútbol. Pasión. Superación. Podría poner más sustantivos, pero todos ellos son los que forman: C.D. Mirandés. Un equipo con 3503 socios en su haber, pero que hoy, después de haber superado en la Copa del Rey a Villareal, Racing de Santander y R.C.D Espanyol se ha ganado el aliento de casi toda España. Desde 2002, un equipo de Segunda B no conseguía el pase a semifinales de la Copa de S.M. el Rey, por aquel entonces fue el Figueres, que estuvo a un gol de igualar la eliminatoria con el Deportivo de la Coruña y luchar por la final con el Real Madrid.

Miranda de Ebro está de fiesta, su equipo líder casi invicto en el campeonato liguero, y ya clasificado para las semifinales de la Copa del Rey. Ya es todo un éxito. De mientras, otra plaza semifinalista se la juega en unas horas Barça y Madrid. Pues quiero que llegue a la final el C.D. Mirandés, mira por donde (jeje, la broma de mira por donde es sólo para integilentes). Ahora en serio, mi más sincera enhorabuena al equipo ebrense. Esto está dando mucho juego y más que va a dar en una temporada donde una vez más se ven evidenciadas las diferencias de los dos grandes de España con respecto al resto de equipos. Pero ha llegado el C.D. Mirandés.

A parte de pelearme con las frutas a diario, y soñar a menudo con el periodismo y los literatos, mi otro hobby (y el que más me dura por el momento) es el fútbol. Fui jugador hasta los dieciocho, y entrenador desde la mayoría de edad. Las lesiones en los tobillos fueron apagando la chispa futbolística. Sin embargo, como entrenador he tenido muchas experiencias y la mayoría (no diré todas porqué aún me guardo ases en la manga) positivas. Al no tener los títulos de entrenador necesarios, siempre he gestionado grupos sin mayores expectativas. Y hasta ahora ha sido genial. El quid de la cuestión reside en trabajar con humildad los aspectos tácticos que favorezcan a tu equipo, no demasiados pero si a conciencia, recordar cuatro cuestiones técnicas y preparar psicológicamente los valores a reforzar: tales sean, actitud, intensidad, motivación, sacrificio, etcétera.

El C.D. Mirandés me ha recordado a mi corta historia como entrenador de fútbol. Ha demostrado que el fútbol es un juego colectivo de once jugadores contra once jugadores. Que no importa la situación del equipo rival. Que no importa la calidad técnica ni las individualidades.  Mucho corazón e intentando mantener la calma, puesto que no tienes nada que perder. Y miles de etcéteras que se me vienen a la cabeza. Hoy es un día para recordar a esos equipos pequeños. A los que superan sus expectativas. Un día para recordar que sí, hoy se juega otro clásico, pero con la mirada puesta a esos otros equipos como el C.D. Mirandés que hacen bello a esto que llamamos fútbol.

Viva Anduva!