Ir y quedarse

Ir y quedarse y con quedar partirse,
partir sin alma, e ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre tierna arena;
caer del cielo y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir pues resta sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma y en la vida infierno.

Lope de Vega

Anuncios

Luchar

Abrirse paso entre la sombra, esa que cubre todo de falsedad y dudas. Sentirte minúsculo y pedir a gritos un aplauso sincero. Dejar de esquivar zancadillas y luchar con fuerza para llegar al eslabón perdido de la felicidad. Sí, luchar. El hombre perfecto no existe, pero sí existen las intenciones perfectas de los hombres. Luchar por ellas. Dejar de huir, dejar de esquivar la relativa verdad, dejar de ser relativo para ser determinante. Cuestionar todo cuanto nos rodea, todo. Sólo entonces veré la luz, seré feliz y mi paso por la vida no será un mero paseo. Será algo digno y me aplaudirán antes de que puedan arrepentirse. Antes de que muera en lo desconocido.

Anónimo