Sueños desvanecidos


Siempre me ha entusiasmado la idea de empezar un relato con el érase una vez, no obstante el lector perspicaz ya se habrá dado cuenta de que no ha sido así. De esto se trata, de las promesas que no se llegan a cumplir, de los deseos que se detienen en un ceda el paso a la praxis y al olvido.

El olvido
La página en blanco
Los sueños desvanecidos

Los sueños nacen inherentes a la persona humana. No busco fama. No busco riqueza. No soy materialista. Suena bien, ¿No? Suena de puta madre. Pero detrás de estas concepciones morales ideales, sólo hay pocas personas que puedan presumir de ellas. Y yo no me considero de los afortunados. Pero sí sueño en convertirme en algo puro. Escribir humo espiritual, crecer y perecer. Sin embargo, escribo cenizas de fanfarrón, ceniceros que se asoman al abismo para lanzar las colillas y de paso la palabrería al vacío.

El abismo
Palabrería al vacío
Los sueños desvanecidos

20140421-212401.jpg

Anuncios

Coméntalo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s